Portada tapa dura. Cartón piedra emplacado con un papel couché de 130 gramos laminado. Este tipo de portada es la más rígida de todas, la que ofrece mayor protección y perdurabilidad en el tiempo. La versión en encuadernación con costura hilo, capitel, lomo redondo y guarda representa lo mejor en estándares de calidad y presentación.

La portada con tapa dura no es recomendable para impresiones inferiores a 100 unidades, ya que bajo esta cantidad se encarece mucho el costo unitario del libro. Para impresiones de 100 o menos unidades, se recomienda que la portada sea en una cartulina dúplex de 250 grs. con solapas.